Floristic Design

Hello and Welcome.

Read more

Cualidades


Cualidades que deben tener los perros para esta clase de caza

  • En primer lugar debe ser un perro que bata el monte en silencio y que sólo se haga oír sobre la pieza.
  • En segundo lugar debe ser un perro de buen olfato, pero que ventee arriba, como el Pointer, y no sobre el rastro, porque en la caza del puma, por ejemplo, éste, para engañar a los perros hace círculos a huir y vuelve sobre su mismo rastro. Otras veces trepa a un árbol, el molle, por lo común, y saltan a la distancia, o bien franquea de un salto un precipicio, dejando a los perros que lo siguen por su huella, remolineando confundidos.
  • En tercer lugar debe ser un perro ágil, más de lucha que de velocidad, porque al jabalí, al puma o al pecarí, lo alcanza cualquier perro que no sea muy pesado.
  • Y por último debe ser valiente, por sobre todas las cosas. Al encontrar al puma o al chancho montés, debe hacer presa, aunque éste lo hiera, y ser capaz de sujetarlo él solo. La cualidad del valor es considerada fundamental, porque aquí donde hay tanto campo virgen, no se puede seguir de a caballo la jauría, porque apenas si se puede entrar de a pie. No sacamos nada con que los perros empaquen la pieza lejos de nosotros, si es imposible llegar a ultimarla. Lo práctico es que, al encontrarla, hagan presa de inmediato. El valor es indispensable para que el perro aguante a pie firme, por un rato, sin rendirse y sin aflojar, todas las embestidas, zarpazos, colmillazos y desgarraduras que reciba del animal salvaje, para que el cazador pueda acercarse al campo de acción y ultimar a al fiera desde corta distancia, sin peligro alguno.

Conclusión

Debe ser ágil, fuerte y sufrido, lo que equivale a rápido en los montes por las razones que dejamos expuestas. De buen olfato, pero “venteador” y no rastreador, y valiente a carta cabal, capas de pelear hasta la muerte, como ya les ha ocurrido a los Dogos tantas veces. Las razones de estas condiciones del perro útil en los campos, las hemos expuesto y justificado con fundamentos precedentemente.

Deben reunir en sí las condiciones necesarias para que cuatro o cinco perros constituyan una jauría suficiente para dominar con facilidad un jabalí de 200 kilos o más, y uno solo sea capaz de dar cuenta de un zorro colorado, un aguará-guazú o un puma, como lo están haciendo a diario nuestros Dogo criollos.